Mientras todos cuentan el tiempo para el final del día, por mi mente pasa el conteo regresivo de “Space Oddity” una gran melodía de 1969 del señor David Bowie.

Mirar atrás y ver todo lo que pudimos hacer en este lapso es algo que nos llena de nostalgia, algunas cambios fueron necesarios para poder estar aquí, aprendimos de todo, tuvimos días buenos, días malos, reímos, nos enamoramos, nos rompieron el corazón, perdonamos. Todas esas memorias están aquí presentes, los recuerdos quedan, buenos o malos, nos ayudaron ser quienes somos, seres extraordinarios.

Pero en este caso como muchos otros, este es un día muy especial, por qué no solo se concluye un año, también es el fin de una década, de una era, nuestros propósitos deben ser mayores a los que hemos logrado, empezar con una buena actitud, con sueños tangibles, y sobre todo con mucho amor, es la mejor forma de comenzar. Concluye un día más, el último día del año, quizá estés con tus seres queridos, festejando, riendo, llorando, recordando y agradeciendo la dicha de poder contar con seres únicos, o quizá seas alguien similar a mi, que estés en otra ciudad, en otro país, lejos de tus seres amados, cumpliendo tus sueños.

Cual sea el caso, debemos agradecer que estamos aquí, que la vida es para disfrutar. Abraza a quien tienes a un lado, que con esta persona estás viviendo este momento único.

Brindemos por la dicha de seguir vivos, levantemos nuestra copa o simplemente aplaudamos al cielo, por cobijarnos con su manto estelar.

Y qué el amor de Dios te acompañe.

2020

Posdata: Te mando un caluroso abrazo, deja ya tu celular y vive el momento.

Por: Eden Mtz.
31 Diciembre 2019